Estilo de decoración nórdico

El estilo de decoración nórdico se ha convertido en uno de los más populares en los últimos años. Quizá sea porque da lugar a espacios luminosos, despejados y, a la vez, muy hogareños. Haciendo de cada estancia el lugar perfecto para pasar tiempo tanto en verano como en invierno.

Si quieres llevar una parte del encanto de la decoración nórdica a tu hogar, hoy te vamos a dar algunas pautas para que lo consigas con poco esfuerzo.

Características de este estilo

Debido al clima que hay en las regiones nórdicas, los interiores de las viviendas adquieren mucha importancia, puesto que la gente pasa mucho tiempo en su hogar. Esto ha dado lugar a una serie de características que son propias de esta forma de decorar.

Ante todo se busca la funcionalidad. No abarrotar la casa de enseres, sino todo lo contrario. El estilo de decoración nórdico es bastante minimalista. Todo lo que hay en cada estancia tiene una razón de ser. No está puesto allí solo por hacer bonito.

Los muebles están pensados para durar y elaborados a base de materiales naturales como la madera, lo que contribuye a aportar calidez.

La combinación de los elementos que ahora veremos da como resultado casas elegantes y sencillas, de líneas depuradas y muy accesibles.

Elementos imprescindibles del estilo de decoración nórdico

La decoración influye mucho en cómo nos sentimos en casa. Si quieres que la tuya sea un hogar al más puro estilo escandinavo, presta atención a los elementos que no pueden faltar.

Conjugación de color

Aunque los tonos neutros son los grandes protagonistas cuando hablamos de decoración escandinava, estos se combinan con tonos más intensos que se encargan de añadir un toque de color a las estancias. Por ejemplo, si la pared es gris y el sofá también, se pueden escoger unas cortinas en tonos verdes o azules (no demasiado fuertes).

Los estampados también se suelen utilizar, aunque en su justa medida y dando preferencia a aquellos que incluyen motivos geométricos o relacionados con la naturaleza.

Texturas naturales

Si para los muebles lo ideal es que te decantes por la madera natural en cualquiera de sus versiones, las texturas del resto de enseres también son importantes. Puedes recurrir al cuero para el sofá o para un reposapiés, al lino para las cortinas y al algodón o la lana para los plaids y mantas que complementan al sillón.

Líneas rectas y depuradas

Para los muebles mucho mejor si escoges diseños atemporales y de líneas rectas. Recuerda que en este caso lo que más importa es la funcionalidad.

Todos y cada uno de los muebles que hay en una casa de estilo nórdico están ahí porque sirven para algo. Además de funcionales, tienen que ser cómodos.

Por lo que se refiere a los elementos de decoración (jarrones, cuadros y similares), estos pueden estar presentes, pero siempre en su justa medida. Estamos ante una forma de decorar bastante minimalista, que admite toques personales, pero sin exagerar.

Combinación de estilos

Si te gusta el estilo escandinavo puedes decorar tu hogar al 100% con él. Pero lo bueno de esta tendencia es que no te obliga a seguir todas sus directrices. De hecho, en una decoración nórdica puedes incluir fácilmente elementos que son propios de otros estilos como el industrial, el vintage o el rústico.

Es más, si en una misma estancia haces protagonista al estilo nórdico en combinación con elementos propios de otros tipos de decoración, lo que consigues es que tu casa sea realmente única. Un hogar adaptado a tus gustos y tus necesidades.

¿Te gusta el estilo de decoración nórdico y lo quieres para tu casa? Si no sabes muy bien cómo empezar a hacer cambios, estamos a tu disposición para convertir tu vivienda en el hogar de tus sueños.

Si te ha gustado esta publicación de «Estilo de decoración nórdico», también te podría gustar «Tipos de chimeneas modernas para tu casa«.

Si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestra página de contacto o bien llamando al teléfono 932 07 50 62 o también escribiéndonos al correo: proyectos@farreinteriors.es