5 tendencias de color en interiorismo y diseño

Interiorismo y diseño son dos caras de la misma moneda que se renuevan frecuentemente. Si antes lo común era que las personas decoraran su casa al mudarse a ella y todo permaneciera prácticamente inmutable durante décadas, esto es algo que hoy en día no se estila.

Lo mismo ocurre con los negocios. Tiendas, restaurantes, clínicas dentales, ópticas… todos aquellos establecimientos en los que se desarrolla una atención al público deben tener la mejor imagen posible y adaptarse a los gustos actuales. Una buena forma de hacerlo es renovar la estética periódicamente apostando por los colores que marcan tendencia en la temporada. Veamos cuáles son este año.

Interiorismo y diseño: colores de tendencia

Está demostrado que el color tiene una incidencia directa en las emociones y el estado de ánimo de las personas. Por ejemplo, el amarillo nos incita a estar más activos, mientras que el verde en sus diferentes tonalidades reduce el estrés y aumenta la relajación.

En función de qué sensación quieras potenciar en tu hogar o en tu negocio, deberías escoger unos colores u otros y acertar también con el tono. Pero sin dejar nunca de lado las tendencias de la temporada. Para este año os explicamos las 5 tendencias de color:

1. Blanco

Es el auténtico rey cuando hablamos de interiorismo y diseño, un color que nunca pasa de moda. Tiene la gran ventaja de aportar a los espacios luminosidad y transmitir sensación de amplitud y de limpieza, de ahí que siempre sea un acierto optar por él.

Hoy en día puedes escoger entre diferentes tonos de blanco para conseguir el efecto deseado. Desde los más fríos a los más cálidos, que incorporan notas de beige y/o vainilla.

Para que el blanco no transmita a la estancia un aspecto demasiado aséptico, es bueno combinarlo con colores neutros como el gris o más llamativos como el turquesa, que pueden incorporarse a través de textiles, elementos de decoración o incluso del mobiliario.

2. Beige, el acierto seguro en interiorismo y diseño

Los tonos neutros vienen siendo tendencia desde hace algunos años y parece que seguirán siéndolo. Entre ellos destaca muy especialmente el beige. Lejos de ser un color «soso» como algunos parecen pensar, puede llegar a dar mucho juego.

Porque dentro de él puedes encontrar tonalidades más claras y más oscuras. Mientras que algunas tiran más hacia el marrón, otras tienen un tono tierra algo más amarillento.

El resultado es una estancia colorida y muy elegante, con un aspecto formal que invita a sentirse relajado y transmite sensación de confort.

3. Verde menta

Este color transmite sensación de limpieza, de ahí que durante mucho tiempo haya sido el predominante en espacios como las consultas de los dentistas. Además, como señalábamos antes, el verde nos lleva a sentirnos más tranquilos y relajados.

Podemos usar el verde menta tanto en casa como en un establecimiento abierto al público sin que necesariamente el visitante tenga esa sensación de estar en una clínica. El truco para conseguirlo es combinarlo con otros colores.

Por ejemplo, si mezclas el verde menta con el azul consigues un ambiente de estilo marinero muy refrescante. Y si lo combinas con otros tonos pastel transmites una imagen de elegancia y confort. Mientras que si lo usas junto con diferentes tonos de rosa y morado consigues un ambiente mucho más dinámico.

4. Amarillo, el más atrevido en interiorismo y diseño

Aunque no es un color con muchos fans, cuando lo aplicamos sobre una pared en sus diferentes tonalidades el resultado puede llegar a ser espectacular. Eso sí, no conviene abusar de él y siempre es mejor utilizarlo en combinación con tonos más neutros y a fin de resaltar ciertos espacios.

El amarillo atrae nuestra atención inmediatamente, especialmente en versiones mezcladas con tonos oro o anaranjados. Consigue que cualquier estancia se vea inmediatamente más luminosa y hace que nos sintamos más activos y más optimistas.

5. Gris, el color comodín

El gris es un color neutro que combina con absolutamente todo y con el que puedes conseguir espacios muy diferentes entre sí en función del tono elegido. Los más claros generan una sensación de calidez, mientras que los tonos más oscuros y fríos dan lugar a espacios de estética más moderna.

Lo bueno de este color es que en cualquiera de sus tonalidades combina perfectamente con muebles y elementos decorativos de colores vibrantes, lo que te permite romper la monotonía de las paredes grises.

Las tendencias de interiorismo y diseño no dejan de evolucionar, así que no conviene quedarse atrás. ¿Quieres tener un espacio atractivo y a la última en cuanto a estilo? Estamos a tu disposición para ayudarte a conseguirlo.

Si te ha gustado esta publicación de «5 tendencias de color en interiorismo y diseño», también te podría gustar «5 estilos de decoración de interiores en tendencia 2021«.

Si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestra página de contacto o bien llamando al teléfono 932 07 50 62 o también escribiéndonos al correo: proyectos@farreinteriors.es